Translate / Traduce nuestras notas:

miércoles, 26 de febrero de 2014

1 de marzo Día de la Cero Discriminación -Campaña Global ONUSIDA-

Hazte sentir en el Día de la Cero Discriminación.

ONUSIDA con la Campaña Global a favor de la Cero Discriminación, la cual está representada por la Mariposa, que universalmente simboliza la transformación;  transformación que la sociedad debe asumir para vencer la discriminación.


Si crees en el derecho que tiene toda persona a ser respetada desde su diversidad, apoya la campaña, difundiendo una fotografía tuya con esta imagen: 



Es Muy fácil: 

1.Imprime la mariposa arcoiris.

2. Tómate una fotografía con tu mariposa.

3.  Envíala por mensaje a:

https://www.facebook.com/venezueladiversa

venezueladiversa@gmail.com 

https://www.facebook.com/zerodiscrimination

Todas tus imágenes serán difundidas y habrás dado parte tu aporte a la tarea de llegar a CERO DISCRIMINACIÓN. 





martes, 25 de febrero de 2014

La marica como sujeto político - 3 Parte-

La marica como sujeto político
CAPITULO III.
Paco Vidarte *

Ser sujeto marica, convertirse en marica, no es algo dado previamente. Lo que esta dado de antemano, desde el nacimiento y a lo largo de toda la vida, es ser sujetos prestados, identificarnos con subjetividades prestadas y añadirles, como quien echa azúcar, una o dos cucharadas de homosexualidad, alquilar una subjetividad que viene de otro ámbito y procede de otros intereses y sacarla por la noche a poner el culo pa que te lo peten: esto no es un sujeto LGBTQ. Hay que acabar con esta dinámica de préstamos subjetivos: ser sujetos constituidos previamente y luego añadirles el ingrediente marica. Ser basurero pero marica, profesora pero trans, camarera pero marica, ejecutiva pero bollo, político pero marica, librera pero lesbiana. ¡Nooo! Nuestro ser sujetos políticos proviene de ser maricas, de ser transbollos: esta es nuestra idiosincrasia, lo que somos, lo que siempre hemos sido, el tarro de nuestras esencias. Lo más probable es que no seamos lo que nos creemos que somos cuando nos levantamos por la mañana: tendero, medico, abogada, mendigo, inmigrante, prostituta, catedrática… solo que con una opción sexual no normativa. Hay que empezar desde el otro extremo y hacer el recorrido a la inversa.

            Siempre hemos sido maricas, hemos sido lesbianas antes que nada, antes que niños, trans antes que bebes y mientras seguíamos siendo maribollotrans hemos sido de todo, un montón de cosas, pero esto es lo único que no cambiaba a lo largo de tiempo, lo único que nos daba una identidad, una referencia subjetiva. ¿Por qué de pronto abandonar nuestra esencia LGBTQ, nuestra identidad histórica individual, y <<ser>> una profesión, identificarnos con nuestra situación laboral, de clase, con un lugar social impuesto y añadirle lo de <<maribollo>> como coletilla, como conducta privada, como si no hubiera influido en nada en nuestra vida, en nuestro cada día, en nuestro haber llegado a ser lo que somos? Soy médico y soy marica. Y una mierda. Eres una maricona que ha acabado siendo medico. Soy empresario gay. No, eres un puto maricon que ha heredado una empresa, o que honradamente ha robado la suficiente plusvalía como para fundar una. Soy una profesora lesbiana, soy deportista pero gay, siempre el mismo discurso y el poner por delante lo accidental y convertir en un predicado mas lo de ser maricon. No somos nada de lo que existe en la sociedad heterosexista, ninguna profesión, ningún caro, ningún puesto, ningún adjetivo que quepa poner en la tarjeta de visita, ya nadie tiene esas tarjetas. No somos profesionales, pobres, desempleadas solo que con prácticas homosexuales. Somos maricas con prácticas de abogado, de médico, de sin techo, de vida precaria. Esta inversión es importante. Por el camino hemos hecho el imbécil tal vez por presión social, por acomodarnos a lo que hay, por pereza, por lo que sea, pero somos maricas antes que nada, sujetos LGBTQ que se dedican a esto o aquello para vivir. Esto no se puede olvidar y esta es nuestra esencia, nuestra potencia, nuestro poder, nuestro patrimonio y de ahí sale todo lo que demos sido, somos y seremos. Nuestro porvenir radica en identificarnos como trans, lesbianas o maricas y que lo demás sean añadiduras: la profesión, la clase, el estatus, el andar en bici, o el vivir en tal barrio o en una casa ocupada. Por supuesto, todo esto son lugares de socialización, de identificación con otros sujetos no homófobos, no maribollos, no somos marcianos, no hablamos con la peña, compartimos sus espacios, estamos socializados, pero que la socialización no nos quite lo que somos, no a cualquier precio, no acosta de un borramiento de género para poder decir <<soy médico>> lo mismo que cualquier hetero dice: <<soy médico>>.

            Decía una marica amiga mía hace siglos que ser marica tiene sentido como para llenar todo el universo. Estoy de acuerdo. Y decía esto en contra de la normalización y las estrategias desidentificatorias que preconizan las sodomitas burguesas. Estas últimas han optado por coger el sentido para sus vidas del universo heterosexista y patriarcal sin renunciar a sus prácticas homosexuales. Una ética LGBTQ sigue otros derroteros. El sentido de la vida lo toma de ser LGBTQ y luego pues hay que trabajar, sobrevivir, socializarse: pero esto último no tiene ningún interés ni aporta a nuestras vidas sentido alguno, cachitos de sentido si, pero no nos aporta lo que somos, no constituye nuestra columna vertebral. Aquello de que ser marica tiene sentido para llenar el universo me parece que lo dijo la Urri, pero no creo que se opusiera a rizar el rizo y salirse por la tangente. Ser marica o lesbiana o trans tiene sentido precisamente porque no tiene ningún sentido. No tenemos sentido, somos un sinsentido. Para ellos, heteros homófobos, somos absurdos, incomprensibles. No tenemos un modelo de vida alternativo, ni nada que ofrecerles. Que renuncien a comprendernos. La obsesión por la identidad, por llenarnos de sentido, por hacernos un capital teórico es una exigencia que viene de su lado. No tenemos por qué traducirles a su lenguaje, para que se enteren, lo que hacemos o dejamos de hacer, ni por qué aporreamos sus ventanas. Hablamos su lenguaje perfectamente, nos lo enseñaron de chiquitos; pero somos bilingües y tenemos un idioma propio que a ellos les resulta incomprensible, bárbaro. No hay nada que explicarles. Nosotras nos entendemos. Y si les traducimos a cada paso lo que hacemos, probablemente les sonara ridículo, inconsistente, infundado. No es nuestra la tarea de traductores. Nuestra tarea es hacer cosas, pero ¿Qué cosas?, ¿hacer qué?, ¿queda algo por hacer?, ¿no lo hemos conseguido todo ya?, ¿no nos podemos casar y operar?, ¿queda porvenir de discurso y reivindicación por explotar?



*  Vidarte Teórico y activista. Doctor en Filosofía (premio extraordinario de licenciatura), tenía un master en Teoría Psicoanalítica por la Universidad Complutense y era profesor titular de la Facultad de Filosofía de la UNED. Ética Marica Editorial Egales (Colección G / 2007) 

Día de la Cero Discriminación: Campaña global de ONUSIDA.


Caracas,25 febrero:- Países de todo el mundo se están preparando para celebrar por primera vez el 1 de marzo de 2014, el Día de la Cero Discriminación. Este día representa  una oportunidad para que todo el mundo promueva y celebre el derecho de todos y todas a vivir una vida plena con dignidad – sin importar q aspecto tienes, de dónde vienes o a quien amas.

Con el apoyo de Daw Aung San Suu Kyi, Premio Nobel de la Paz y ONUSIDA se lanzó la campaña #Cerodiscriminación el 1ero de diciembre de 2013, con motivo del Día Mundial de lucha contra el SIDA. El acabar con la discriminación de todo tipo es un componente clave de la visión de ONUSIDA de llegar a cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el SIDA. Sin embargo, hoy en día todavía mucha gente alrededor del mundo y en nuestro país sigue sufriendo discriminación por motivos de raza, religión, nacionalidad, orientación sexual, identidad de género, discapacidad, sexo o edad.

El símbolo que representa la cero discriminación es la mariposa; la cual universalmente simboliza la transformación;  transformación que la sociedad debe asumir para vencer la discriminación.

"La respuesta al SIDA le ha enseñado al mundo grandes lecciones de tolerancia y compasión", dijo el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé. "Sabemos que tanto el derecho a la salud como el derecho a la dignidad le pertenecen a todos y todas. Trabajando juntos, podemos transformarnos a nosotros mismos, a nuestras comunidades y a nuestro mundo para llegar a la Cero discriminación”.

La discriminación no es lo una violación de los derechos humanos - es ilegal, inmoral, dañina e inhumana.  La discriminación puede ocurrir en cualquier lugar: en el trabajo, en la escuela, en casa y en la comunidad. La discriminación no lo perjudica a algunos individuos o grupos de personas la discriminación nos perjudica a todos.

Para apoyar la campaña:


1.        Entra a la página de Facebook Zero Discrimination Day
2.         Envía una fotografía con el símbolo de la mariposa a la página de Facebook: https://www.facebook.com/zerodiscrimination o http://zerodiscriminationtumblr.com/  (Se creativo, puede ser en tu casa, en tu trabajo, en las calles en grupo, etc..) Adjunto encontrarás varias imagines de la mariposa http://ow.ly/tlD7l)
3.        Usa el Hashtag #zerodiscrimination- #Cerodiscriminación


Puedes buscar más información en la página web:


Fuente:-  Dra. Alejandra Corao Oficial de País ONUSIDA-Venezuela

viernes, 7 de febrero de 2014

Comunicado en respuesta al episcopado venezolano:


-PEDIMOS LA REFORMA DEL CÓDIGO CIVIL NO DE LA BIBLIA-

Venezuela Diversa A.C a la opinión pública nacional e instituciones del Estado Venezolano en relación a pronunciamiento emanado de la comisión episcopal de doctrina, moral y ecumenismo de la Conferencia Episcopal Venezolana:

RECONOCEMOS como miembros de una sociedad democrática el derecho a la libertad religiosa y de culto, manifestamos nuestro respeto a todas aquellas personas que desde sus libertades ciudadanas deciden orientar sus vidas desde dichas creencias y prácticas,  enaltecemos la resistencia de las diversas denominaciones religiosas minoritarias presentes en nuestro país, frente a los privilegios económicos y políticos provenientes del Estado con lo que cuenta la jerarquía católica. Hacemos votos por la sana convivencia y el respeto mutuo, sin perder de vista que...“Nadie podrá invocar creencias o disciplinas religiosas para eludir el cumplimiento de la ley ni para impedir a otro u otra el ejercicio de sus derechos.”  (Art. 59 CRBV).

PROCLAMAMOS los valores supremos que definen al Estado venezolano como “un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político” (Art. 2 CRBV). No somos un Estado teocrático o confesional.

EXALTAMOS la dignidad y el derecho que tiene toda persona, sin distingo de raza, credo, sexo, orientación sexual, identidad y/o expresión de género, al libre desenvolvimiento de su personalidad, libertad de pensamiento y de conciencia, para decidir sobre su sexualidad dentro del contexto de la ética personal y social.

RECORDAMOS que todas las personas y los órganos que ejercen el Poder Público están sujetos a las Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y el ordenamiento jurídico vigente, y no a dogmas religiosos, textos sagrados  o de inspiración divina carentes de basamento científico, los cuales a lo largo de la historia han sido utilizados por las jerarquías y fundamentalistas religiosos, para justificar genocidios, prácticas racistas, estigmatización y violencia contra las mujeres y personas LGBTI, convirtiéndose en obstáculos para el ejercicio y disfrute de los derechos humanos, en condiciones de igualdad ante la ley y sin discriminación de ningún tipo.

REAFIRMAMOS el derecho que nos asiste a todas las personas LGBTI de exigir el reconocimiento del matrimonio civil ante la ausencia de protección especial de los derechos patrimoniales y sociales. Cabe destacar que la Constitución no prohíbe ni condena la unión de personas del mismo sexo, tal como lo menciona la sentencia n.° 190/08 de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de justicia en 2008, de modo que la jerarquía católica, las demás corrientes y organismos religiosos no tienen porque asumir una postura antidemocrática, totalitaria, injerencista en la decisiones personales de ninguna persona, arrogándose competencias que no les corresponde por ser asuntos netamente de carácter civil, todo ello, en nombre de la “sana doctrina y de proclamar la Verdad revelada” pretendiendo incidir  negativamente en la opinión pública, sus seguidores, los agentes decisores de Estado y los medios de comunicación.  


FINALMENTE,  exhortamos a la Asamblea Nacional, a legislar a favor del matrimonio entre personas de mismo sexo, asegurando la igualdad de derechos para todas las ciudadanas y  los ciudadanos, sin distingo de la orientación sexual, identidad y/o expresión de género, defendiendo desde la practica la plena autonomía del Estado del “poder religioso” reparando la mora legislativa, las situaciones de injusticia y discriminación que afecta a nuestro sector,  afianzando la convivencia basada en la justicia y la paz. No pedimos quitarles derechos ningún sector de la sociedad, solo pedimos iguales derechos. Pedimos se reforme el Código Civil no los textos de la biblia. 
                                                                                                           
Caracas 07 de febrero de 2014.

miércoles, 5 de febrero de 2014

La marica como sujeto político - 2 Parte-

 La marica como sujeto político
CAPITULO III.
Paco Vidarte *

No necesitamos sentar las bases de un discurso teórico previo muy sofisticado para emprender una lucha por la liberación sexual. La identidad del sujeto político se va constituyendo una vez que ha empezado a hacer cosas. Cada paso que da va cristalizando, cuajando, forjándose su propia identidad con lo que hace y con lo, y los que va dejando al borde del camino. ¿Acaso alguien cree que los heteros homófobos siempre han sido así?, ¿ o los curas?, ¿o los fachas? Nada de eso. Primero empezaron a robar, a joder a todo el mundo hasta hacerse con el poder. Y sólo mucho después lograron fabricarse una identidad en la que instalarse, en la que educar a sus hijos, con la que identificarse para poder trasmitirla a lo largo del tiempo, conquistando otros países, invadiendo culturas, territorios, continentes, arrasando con todo. Nuestro enemigo no nació así. Llegó a ser lo que es. Se inventó a sí mismo con el tiempo, carnicería tras carnicería, victoria tras victoria, saqueo tras saqueo, apartheid tras apartheid. Los sujetos políticos que ha engendrado, como sus defensores, guardianes, y portavoces, la homofobia capitalista patriarcal y monoteísta, responden no a una identidad previa que se monto a caballo y en carabela y salió a hacerse un imperio (que también): estos hijosdeperra de ahora tienen la consistencia de una identidad que recoge todo en lo que se han convertido en siglos de historia y opresión. No nacieron sabiendo quienes eran. Nacieron robando y matando. Y sólo tras mucho robar, mucho violar, mucho matar, y mucho pisotear supieron quienes eran y lo que era el sujeto conservador homófobo liberal social demócrata cristiano.

            Se hace camino al andar. Hagamos nuestra historia de lucha LGBTQ y nos convertiremos en sujetos LGBTQ porque, si no hacemos nada, nunca llegaremos a ser sujetos de nada. Nunca llegaremos a tener una identidad ni a saber quiénes somos. No se es primero sujeto y luego se actúa. Al revés, haz cosas y serás algo, alguien, otros reconocerán como perteneciente a la comunidad de los que actúan, de aquellos con los que se puede contar, de aquellos que acuden en auxilio y prestan ayudas, de aquellos que derriban prejuicios, injusticias, caciques, potentados, privilegiados de todas las clases.
            Las maricas no somos amantes de la verdad, de los fundamentos racionales, de la solidez de un estirpe. Somos amantes de nuestro propio bienestar, de la felicidad de ser pocos, de nuestra felicidad, la de nosotros. Y no necesitamos definir ese nosotros ni partirnos la cabeza. No sabemos quiénes somos, ni cuantos, ni siquiera en qué consiste nuestra felicidad, ni sabemos a dónde queremos llegar, a dónde vamos. Afortunadamente la búsqueda de la felicidad es mucho más intuitiva y menos enrevesada. Barruntamos que no estamos yendo hacia ningún lugar definido, determinado, existente, dado de antemano, deseable, progresista, télos de desarrollo necesario de la humanidad y sus derechos y culmen insigne de la democracia. Sabemos que todo esto es mentira y que nuestro porvenir nos lo tenernos que hacer de golpe de tacón y bisturí. Nos hemos desengañado hace tiempo y ya no nos creemos que la sociedad avanza hacia cotas cada vez mayores de libertad y bienestar para todo el mundo. Conocemos por propia experiencia que los derechos humanos son un instrumento político de opresión y un muro de contención frente a reivindicaciones de base mucho más radicales. Hemos aprendido que cuando nos va bien es porque le conviene a alguien que no somos nosotras y saca un rédito político del tenernos más o menos contentas.


            Que nadie nos exija un conglomerado ideológico para ponernos a funcionar y a hacer saltar las tapas de las alcantarillas. No tenernos tiempo para pararnos en tonterías. Somos singulares, idiosincrásicas, cada cual diferente y a su aire. Sin identidad, sin proyecto, sin programa, improvisando a cada paso, construyéndonos, pero somos sujetos políticos, con fuerza, sujetos de aquella manera, sujetos vagos y maleantes, capaces de acción común, de putear y molestar, de chupar sangre y todo lo chupable. No somos racionales. No amamos tampoco la Libertad con mayúsculas porque no creemos en ella. La razón abstracta impide la libertad real. La Libertad abstracta siempre termina aplastando a las maricas en nombre de la razón. Nuestro dilema es raro tal vez, pero es lo único que tenemos: o ser racionales (y sistemáticos y demócratas) o ser libres. Las maricas que creen en la razón, el dialogo, el consenso racional, los derechos, no son libres, solo creen en la razón y eso no libera (más que a unas pocas). Ser libre en el seno de las democracias occidentales exige ser poco racional, o tener tan solo lo justo de razón para renunciar a ella cuando se trata de salvar el culo y poner en jaque la racionalidad de las instituciones. Estamos zumbadas. Tenemos estudios. Sabemos polemizar como jesuitas. Pero todo eso nos perjudica en el fondo. Nos entretiene, nos retiene, nos inhibe de una lucha más inmediata. De una lucha irracional. De una lucha impensable, imprevisible. ¿Por dónde van a salirnos ahora estas putas maritrans? Que ni se lo huelan. Lo bueno de no tener identidad es que tampoco hay que ser consecuente. Hoy te tiro huevos, mañana ocupo un local, pasado coy a tu reunión, al otro te la reviento, me manifiesto contigo a mi manera, colaboro contigo, después dimito. A manear el edificio hasta que le salgan grietas.


*  Vidarte Teórico y activista. Doctor en Filosofía (premio extraordinario de licenciatura), tenía un master en Teoría Psicoanalítica por la Universidad Complutense y era profesor titular de la Facultad de Filosofía de la UNED. Ética Marica Editorial Egales (Colección G / 2007) 

martes, 4 de febrero de 2014

Autonomía para los movimientos sociales.


En la planificación de su proyecto de trabajo para los próximos años, Provea ha definido como prioridad el fortalecimiento de las organizaciones sociales autónomas que luchen por la vigencia de los derechos humanos. Provea entiende que estas conquistas sólo serán materializadas en la medida que exista organización popular independiente que las exija y las extienda con nuevas demandas.
Sin embargo “autonomía” es un término que para muchos sigue siendo desconocido. Autonomía es la capacidad de darnos nuestras propias reglas de funcionamiento y cuestionar lo que hemos heredado de la historia. La palabra proviene del griego “autosnomos” y significa “que se da a si mismo su ley”.
La autonomía, en política, es la posibilidad que los seres humanos sean capaces de definir, de manera libre, sus propios proyectos de vida, que sean ellos y ellas mismas quienes gestionen y decidan, de la forma más democrática posible, cada uno de los aspectos que atraviesan su cotidianidad: desde el trabajo a la sexualidad, del uso de su tiempo libre a la alimentación, etc.
La existencia de muchos movimientos autónomos rompería, por tanto, la polarización: ni chavistas ni opositores, personas luchando por sus propios derechos.
El filósofo griego Cornelio Castoriadis ha descrito que lo contrario de la autonomía es la heteronomía, vivir bajo reglas que otros deciden. Según su explicación los diferentes poderes educan para la servidumbre, siendo siempre otros y otras quienes toman las decisiones. Y estas medidas, así como las instituciones que las ponen en práctica, se dicen sagradas e indiscutibles.
Un individuo comienza a ser autónomo cuando comienza a preguntarse si eso debería ser siempre así, o si por el contrario las cosas pudieran funcionar mejor de una manera diferente. Por ello se dice que la autonomía es una interrogación sin fin, que no se detiene ante nada y que, incluso, revisa constantemente sus conclusiones preliminares. ¿Si el Estado, el gobierno, el ejército y las cárceles son injustos y opresores, no pueden ser cambiados por algo mejor?.
Un individuo autónomo nunca olvida, por tanto, que son los seres humanos quienes han creado las leyes de funcionamiento de la sociedad. Y por ello pueden ser sustituidas en cualquier momento, por los individuos, cuando atentan contra el bien común. La autonomía individual se produce a partir de la libre reflexión y la deliberación, concretada en un pensamiento propio, siendo soberano de sí mismo/a y de sus actos.
Siguiendo a Castoriadis un individuo autónomo entiende que no puede ser independiente si vive en una sociedad opresiva y desigual. Por ello se organiza con sus iguales para enfrentar a quienes limitan el goce de sus derechos y su libertad.
La autonomía propone la autoorganización rechazando las injerencias exteriores, creando sus propias formas de organización, las cuales trabajarán por los objetivos trazado por los propios involucrado/as. De esta manera, los movimientos sociales autónomos son organismos populares que responden a necesidades sentidas por sus integrantes y no a los decretos de ningún poder. Al desarrollarse al margen y en contra de las instituciones que los dominan, realizan prácticas de autogestión y acción directa.
Un movimiento social autónomo levanta sus propias banderas de lucha, las cuales no posterga, negocia, subordina ni abandona por ninguna razón exterior. Esto no significa que puedan coincidir con otros movimientos para la búsqueda de objetivos comunes, pero estas relaciones deben ser en condiciones de igualdad, preservando la identidad de las partes y reforzando, sin diluir, sus metas originales. Por otra parte, los movimientos sociales autónomos generan sus propios recursos, de manera autogestionaria, rechazando el mecanismo de subordinación de los subsidios del gobierno, partidos políticos y de los empresarios.
La creación y experimentación de diversas expresiones organizativas busca generar, aquí y ahora, una cultura –entendida como la manera de hacer las cosas- diferente. Por ello, la autonomía opta por la toma de decisiones de forma asamblearia, por la democracia directa, por garantizar el respeto a la diversidad, frenar la jerarquización, el autoritarismo y la pérdida de independencia y soberanía en las luchas. Al tener prácticas alternativas a las del poder, los oprimidos enfrentan su hegemonía al construir, ladrillo a ladrillo, una cultura propia y diferenciada, una identidad y un imaginario compartido. En este aprendizaje, dicen los defensores de la autonomía, los medios deben siempre ser coherentes con los fines.
La propuesta para el momento actual es la creación de una constelación de diversos grupos y movimientos autónomos, autogobernados por sus integrantes, para pelear por la conquista y vivencia de los derechos: vivienda, empleo digno, salud, educación, seguridad personal, espacio público y calidad de vida, entre otros.
Algunas experiencias recientes, como el movimiento indígena y ambiental contra el carbón en el Zulia y el Comité de Víctimas contra la Impunidad en Lara, han caminado en esta dirección. Luego, la creación de múltiples espacios para la supervivencia y la resistencia, autónomos y totalmente ajenos al Estado y a la empresa privada, relacionados entre sí de manera horizontal y por cooperación sin mando. La existencia de muchos movimientos autónomos rompería, por tanto, la polarización: ni chavistas ni opositores, personas luchando por sus propios derechos.
Por Rafael Uzcátegui @fanzinero / Coordinador del Programa de Investigación de Provea www.derechos.org.ve 

Diciembre 10, 2016 DÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS