Translate / Traduce nuestras notas:

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Registro Civil de Caracas niega a pareja de lesbianas inserción de matrimonio celebrado en Argentina.


Prensa ACVI.- El lunes 16-12-2013 la Oficina Principal del Registro Civil del Municipio Libertador de Caracas, negó la posibilidad de insertar el acta del matrimonio celebrado formalmente entre las señoras Ginyveth Soto Quintana y Migdely Miranda Rondón ante las autoridades de la hermana República de Argentina.

Ginyveth Soto Quintana y Migdely Miranda quienes llevan una relación de pareja estable desde hace 2 años, acudieron a esa instancia administrativa del estado ubicada en la Av. Lecuna del centro de Caracas, para insertar el acta de matrimonio como venezolanas casadas en el extranjero de acuerdo a lo establecido en la Ley Orgánica de Registro Civil, específicamente los artículo 115 y 116. Ante dicha solicitud, representantes del organismo, respondieron que con base en el Artículo 77 de la CRBV y el Artículo 44 del Código Civil dicho procedimiento no podría ser realizado, por lo de acuerdo a lo establecido en los artículos 6 y 8 de la LORC se les solicitó que dieran respuesta formal por escrito y se espera la misma para finales de la próxima semana.

Giovanni Piermattei representante de AC Venezuela Igualitaria, quien acompañó a las solicitantes, explica que, al negar el registro de uniones matrimoniales de parejas del mismo sexo o género celebradas en el exterior, el Estado venezolano ejerce discriminación directa a estos matrimonios, desconociendo las legislaciones extranjeras en derecho de Familias, violentando el principio de Derecho Internacional Público que exige respeto en nuestro territorio a las instituciones civiles establecidas válidamente afuera.

martes, 10 de diciembre de 2013

Día de los Derechos Humanos, 2013.

Mensaje del Secretario General Ban Ki-moon: 

En el Día de los Derechos Humanos se conmemora la aprobación por la Asamblea General de la histórica Declaración Universal de los Derechos Humanos. Este año se conmemora también el 20° aniversario de la adopción de una medida audaz en la lucha por hacer de esos derechos una realidad para todos: la aprobación por la Conferencia Mundial de Derechos Humanos de la Declaración y Programa de Acción de Viena. Con la participación de más de 800 organizaciones no gubernamentales, instituciones nacionales, órganos creados en virtud de tratados y académicos, los Estados Miembros adoptaron una visión de largo alcance y crearon la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), cumpliendo así uno de los sueños más largamente acariciados de la comunidad internacional.
En sus dos decenios de existencia, cinco Altos Comisionados han encabezado con gran empeño la labor de las Naciones Unidas consistente en promover los derechos humanos en todo el mundo. Mediante un amplio conjunto de normas y mecanismos, el ACNUDH defiende a las víctimas, ejerce presiones sobre los Estados para que cumplan sus obligaciones, presta apoyo a los expertos y órganos de derechos humanos y, gracias a su presencia en 61 países, ayuda a los Estados a desarrollar su capacidad en materia de derechos humanos.
La promoción de los derechos humanos es uno de los objetivos básicos de las Naciones Unidos, y la Organización ha cumplido esta misión desde que fuera fundada. En ese entonces, al igual que ahora, la clave del éxito radica en la voluntad política de los Estados Miembros. En definitiva, son los Estados los que están obligados a proteger los derechos humanos y prevenir las violaciones al respecto a nivel nacional, así como de oponerse cuando los demás Estados no cumplen sus obligaciones. No siempre resulta fácil esta tarea, y en los últimos 20 años ha habido genocidio y muchas otras violaciones atroces y a gran escala de los derechos humanos internacionales y del derecho humanitario.
La nueva iniciativa, conocida como Plan de Acción “Los derechos primero”, tiene como principal objetivo mejorar la forma en que el sistema de las Naciones Unidas previene las catástrofes inminentes y reacciona ante ellas. El Plan busca asegurarse de que el sistema de las Naciones Unidas y todo su personal reconozcan el papel central que corresponde a los derechos humanos en las responsabilidades colectivas de la Organización. Por sobre todas las cosas, procura reforzar nuestras respuestas a los abusos generalizados y evitar que se produzcan esas situaciones, haciendo hincapié en la alerta temprana y la adopción de medidas basadas en los derechos.
En el Día de los Derechos Humanos, hago un llamamiento a los Estados a que cumplan las promesas que hicieron en la Conferencia de Viena. Reitero el compromiso asumido por la Secretaría, los fondos y programas de las Naciones Unidas de actuar con vigilancia y valentía en la lucha contra las violaciones de los derechos humanos. Por último, rindo homenaje a uno de los grandes símbolos de los derechos humanos de nuestra época: Nelson Mandela, cuya desaparición ha causado gran congoja en el mundo entero pero cuyo compromiso de toda la vida con la dignidad humana, la igualdad, la justicia y la compasión serán por siempre un motivo de inspiración para nuestra tarea de construcción de un mundo donde todas las personas disfruten de todos los derechos humanos.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

El VIH es usado como excusa para negar la atención médica

A las embarazadas que controlan el virus para evitar la infección al niño son obligadas a tener partos normales
ESTIGMA Solo se dispone de dos servicios de odontología en el país
Aunque parezca una paradoja, la discriminación hacia las personas con VIH también proviene del personal que labora en el sector salud. Feliciano Reyna, presidente de Acción Solidaria, señala que comúnmente solo los médicos y enfermeras que tratan directamente a los afectados por el virus o que han desarrollado el sida son conscientes de los efectos de la discriminación. Por el contrario, otras especialidades médicas los rechazan y apartan del resto de los pacientes.
“Mientras hay un personal muy comprometido con el problema y los atienden muy bien, hay otro sector afectado por los prejuicios y el desconocimiento que actúa con discriminación. En la Asamblea Nacional se va a presentar una ley sobre igualdad y no discriminación de personas con VIH, elaborada por la Defensoría del Pueblo y 35 ONG. Sin embargo, se ve con preocupación que está solo en papel. Después de 30 años no se percibe la acción para evitar que ocurra la discriminación”, expresa.
Recientemente, una adolescente de 15 años de edad acudió acompañada de su madre al Hospital Universitario de Caracas aquejada por una amibiasis. Cuando el personal del centro de salud supo que tenía VIH hubo gran alarma. Un enfermero salió al área de espera y le informó a la madre la condición de la muchacha. La mujer reaccionó negativamente y se marchó. Posteriormente le envió un mensaje de texto a la joven en el que le decía que no quería volver a verla y le pedía que se fuera de la casa apenas le dieran de alta.
El caso es una denuncia que circula informalmente entre varias ONG con trabajo en el área. Mauricio Gutiérrez, coordinador de Salud y Derechos Humanos de Venezuela Diversa, refiere que muy pocas veces esos casos son registrados por las autoridades sanitarias. Por esa razón, la organización recoge las denuncias y facilita asesoría sobre el tema.
“Si el Ministerio de Salud procesara las denuncias todo cambiaría, pero son las mismas instituciones del Estado las que hacen la prueba del VIH, lo que constituye otro modo de discriminación. Hace dos semanas, la Sociedad Venezolana de Infectología y Onusida Venezuela convocaron a otras sociedades médicas nacionales para hablar sobre discriminación y ese es un adelanto. La reunión fue para alertar porque las personas con VIH mueren por falta de atención de otras especialidades”, afirma. 
El Protocolo para la Identificación de Discriminación contra las Personas que viven con el VIH publicado por Onusida en 2001 tipifica como un caso de vulneración de los derechos la violación de la confidencialidad y el trato diferenciado por tener el virus.

El estigma de las embarazadas. La falla en la dotación de los kit de bioseguridad para asistir a las mujeres embarazadas con VIH al momento de dar a luz es usada como una excusa para no practicar las cesáreas, que son indispensables para evitar la transmisión del virus durante el parto.
“Los médicos y el personal de enfermería no las atienden, aunque pueden usar cualquier tipo de guante para hacerlo. En Anzoátegui y Táchira varias mujeres que habían planeado sus embarazos y tomaron tratamiento. Pero no les quieren hacer las cesáreas y las ponen a parir. El miedo es libre pero no puede ser una licencia para cometer atropellos y negar la atención médica”, expresa Alberto Nieves, director ejecutivo de Acción Ciudadana Contra el Sida.
El activista denuncia que en Mérida solo hay una sala de hospitalización asignada a la atención de personas con VIH con cuatro camas en las que los pacientes deben convivir indistintamente de su género, lo que limita su privacidad.
“La semana pasada una especialista denunció que los pocos bancos de leche materna que tiene el país son insuficientes para la demanda y en algunos no han dado la indicación de que las mujeres con VIH no deben amamantar para evitar la transmisión vertical”, explica.
Nieves refiere que en los servicios odontológicos también hay discriminación hacia las personas con VIH. La Facultad de Odontología de la UCV es el único sitio donde son recibidos en Caracas. Igual ocurre en el estado Carabobo. En el resto del país no hay servicios públicos para la especialidad. El único nosocomio del país que ha hecho una declaración expresa contra la discriminación es el Hospital Universitario de Maracaibo, que firmó un acuerdo con Onusida el pasado 7 de octubre. Los casos de discriminación se pueden denunciar ante el Centro de Información de VIH/ sida por el teléfono (0212) 952.2009.
lcardona@el-nacional.com

martes, 3 de diciembre de 2013

La homofobia criolla: del abuso de autoridad a las risas cómplices.

(Caracas, 1 de diciembre.).  Este domingo, Ciudad Caracas, en su edición digital, publicó un artículo sobre la homofobia venezolana, en este caso, al nivel de autoridades. En el escrito, se relata el caso de un joven que iba a visitar a su hermano a un centro penitenciario que se encontró con un GNB que le pidió hablar “como un hombre”.
A continuación el artículo completo:
"¿Y ese peinadito y esos chorcitos?”, pregunta el Guardia Nacional haciendo uso de la autoridad moral. Juez que determina lo correctamente masculino y las desviaciones que se distancian de ello. El chico responde con voz temerosa: “Vengo a ver a mi hermano”. “Habla como un hombre, no joda”, sentenció la autoridad, seguido del típico “¡Ayyy vaaale”. Expresión que derrumba las bases de una masculinidad prefabricada.
Se escucharon risas cómplices —inclusive la mía. Se hace eco la homofobia criolla, y peligrosamente simpática, en aquella cola, bajo una pepa ’e sol. Le hacíamos el coro al paco. Había que ser complaciente con sus “chistecitos”, con su ojo evaluador, que marca quien sí debe estar en la cola de los “hombres” para entrar al recinto penitenciario y quien no. Aquel chamito con exceso de gelatina en su cabello, cresta cuidadosamente peinada, cejas delineadas, con pantalones cortos, no pasó la prueba de la masculinidad hegemónica que demandaba la autoridad. Fue sentado en el banquillo de los acusados. El chico sacó un billete de 100 lucas y eso flexibilizó los mecanismos absurdos de control del cuerpo, de la estética, y del habla que usaba el militar. “Dale que no te he visto”.
Ninguno de los que estábamos en la cola queríamos someternos a ese examen. Bajo mis zapatos un par de medias disparejas. Una fucsia y otra con corazones. Ligando que ni se les ocurriera mandarme a quitar los zapatos porque, para el mundo binario del guardia, tener “medias de niña” era una soberana disidencia de género. Ya había asumido, al igual que todos, la “performatividad del macho” y del rudo, para pasar y estar doblemente preso: sin libertad y preso del masculinismo. Las grietas del “privilegio heterosexual” se hacían notar y se transformaban en una condena que “te salva la vida”. No es una opción, es un mandato violar esa camisa de fuerza que lleva implícita: cómo pararte, cómo hablar, exhibir heridas de guerra como medallas de honor, cuándo y dónde llorar tiene un precio alto.
Aquellas manzanas de adán que suben y bajan. Mostrar debilidad no está permitido. Y todos los que estábamos en esa cola, estábamos cagaos porque había “una luz” en el penal. Autocontrol, rigidez y firmeza al caminar, así funciona la cosa. No es la primera vez que estaba allí, ni será la última. Para ellos “era un día como cualquier otro”. Con la respectiva rutina que incluyen miradas desafiantes por encima del hombro, cara ’e cañón a como dé lugar, “gariteo” y lágrimas en el “bugui”, eso sí, cuando nadie te vea.
Todavía me pregunto ¿qué es hablar como un hombre?"
POR:Yosjuan Piña Narváez / Ciudad Caracas

domingo, 1 de diciembre de 2013

01 de Diciembre Día Mundial de Respuesta al VIH y SIDA.

 Los derechos de las personas en el contexto del VIH. 

Venezuela es uno de los pocos países del mundo donde no se observan cambios en el descenso de la epidemia del VIH y del número de personas que mueren por causas relacionadas con el Sida. 

Los Estados tienen la obligación de promover y proteger los Derechos Humanos de todas las personas en el contexto del VIH, los cuales se mencionan a continuación:

Son derechos de todas las personas en el contexto del VIH:

1.       La Información y formación apropiada sobre VIH/SIDA.

2.      La enseñanza y las campañas sobre VIH/SIDA sin prejuicios ni estereotipos.

3.       El acceso a métodos preventivos eficaces, en especial el uso de condones.

4.      La prevención del VIH por drogas inyectables.

5.      Las pruebas voluntarias y confidenciales del VIH, acompañadas de asesoramiento.

6.      La confidencialidad de toda información sobre seropositividad del VIH.

Son derechos humanos de las Personas con VIH:

1.       Leyes que hagan frente al estigma y que eliminen la discriminación.

2.      Políticas públicas de acceso universal a tratamientos y la producción
adecuada de éstos.

3.      Financiamiento sostenido de base multisectorial para políticas de VIH/SIDA.

4.      Plena participación de las organizaciones en VIH en las decisiones sobre políticas y programas.

5.      Códigos de conducta en el sector público y privado, adaptados a los derechos humanos.

6.       Respeto a la autonomía individual de las mujeres para elegir sobre sexualidad, embarazo y parto.

7.      Un entorno protector y habilitante sin estigmas sociales o prejuicios.
8.      Seguridad social, recibiendo los mismos servicios que otras personas. 

Se consideran violaciones de los derechos humanos de las Personas con VIH:

1.       Negar una adecuada y oportuna atención a la salud por juicios morales sobre estilos de vida.

2.      Condicionar la atención médica a implementos protectores especiales.

3.       Establecer medidas que violen la igualdad de condiciones de atención médica.

4.      Imponer medidas coercitivas que hieran la dignidad o irrespeten la autonomía individual.

5.      Ejercer injerencias arbitrarias en la vida privada y menoscaben el derecho a fundar una familia.

6.      Negar trabajo o exigir pruebas de VIH como condición de empleo.otras condiciones de salud.

Fuente:  Accion Solidaria A.C http://www.acsol.org/ 

Diciembre 10, 2016 DÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS