Translate / Traduce nuestras notas:

sábado, 9 de noviembre de 2013

No es Homosexualidad

El capitulo del Génesis que habla de la destrucción de Sodoma y Gomorra ha sido frecuentemente utilizado para descalificar a las personas de orientación homosexual. Se pensaba que “el pecado que clamaba a los oídos de Dios” era de esa connotación. Sin embargo, estudios mas precisos dan de pensar, hoy, que el texto no hace referencia a la homosexualidad. No es un pecado sexual el que se castigó sino la violación de una de las tradiciones mas sagradas del desierto: la hospitalidad, la practica pecadora fue de no recibir al huésped de paso.

El contexto va en ese sentido: el pasaje anterior muestra en el mismo desierto a Abrahán y su mujer; y después a Lot su sobrino, desviviéndose para ofrecer una comida magnifica a tres huéspedes desconocidos. De allí han salido estos mensajes – en realidad, son ángeles- hacia Sodoma y Gomorra, porque la denuncia contra estas ciudades ha llegado a los oídos de Dios: su pecado, “gravísimo” dice el texto, subraya que los habitantes de Sodoma han traicionado doblemente la ley sagrada de la hospitalidad: forzar la puerta de la casa de Lot, el inmigrante, y amenazar a  sus huéspedes.

Ya no nos resulta extraño que Jesús, en la última parábola sobre el fin del mundo diga: “yo era inmigrante y me recibieron”; ni tampoco nos asombra que el hijo de Dios haya nacido, de manera muy simbólica, como forastero en una tierra que no era la suya, y sin techo propio. “no había sitio” para él en las posadas, dice el evangelio.



Así, más que la justificación de una moral que discrimina a las personas de orientación sexual distinta, la condena a Sodoma y Gomorra tendría que servir para despertar en nosotros la indignación por las víctimas de la inhospitalidad en nuestro mundo. Sodoma y Gomorra, hoy se llaman Lampedusa o Tijuana, donde tantos inmigrantes pierden la vida en búsqueda de oportunidades de vida y trabajo. Nuestros contemporáneos prefieren verlos morir en el mar de Sicilia o en las fronteras de México y Estados Unidos, que dejarse mover en la búsqueda de soluciones generosas y reconozcámoslo, nada fáciles. En realidad, allí donde manda el señor dinero, es poco el espacio disponible para la misericordia. Sacerdote de Petare.  

Fuente: Diario Ultimas Noticias 9/11/2013. pag.32. por: Bruno Renaud

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!!!

Diciembre 10, 2016 DÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS