Translate / Traduce nuestras notas:

viernes, 14 de mayo de 2010

La homofóbia, un mal generalizado

El 17 de Mayo se conmemora en todo el mundo el Día Internacional contra la Homofobia porque en ese día del año 1990 la Organización Mundial de la Salud quitó de la lista de enfermedades mentales la homosexualidad.
¿Pero qué es la homofobia y cómo nos afecta a todos y todas no importa la orientación sexual?
La homofobia es la aversión, el rechazo o el miedo a la homosexualidad o a sus manifestaciones. Esta homofobia puede darse de muy diversas formas, desde un simple chiste supuestamente inocente hasta una agresión física.
Desgraciadamente, la homofobia que implica a lesbianas, gays y trans sigue impregnando de un modo más o menos sutil, todos los rincones de la sociedad en que vivimos y está metida tan dentro de nuestras mentes que hasta nosotros mismos tenemos una importante carga homofóbica en nuestro interior que se expresa de distintas maneras, pero fundamentalmente en nuestra baja autoestima, que es un aspecto a tratar porque sus consecuencias afectan directamente nuestros actos en la vida con resultados poco felices.
Es lo que se llama homofobia interiorizada, el desprecio que sentimos conciente o inconcientemente de nosotros mismos.
Nuestra homosexualidad es nuestra naturaleza, es algo que convive con nosotros mismos y que tenemos que aprender a querer porque siempre va a estar allí, como dijimos al principio no es una enfermedad, es tan natural como la vida misma, la homosexualidad está presente en todas las culturas del mundo antes de que existieran las religiones modernas que la condenan, entre ellas y fundamentalmente la judeocristiana.
Pero la homofobia afecta a todos los varones sin distinción de ninguna especie, incluidos los heterosexuales, ya que ellos deben cumplir las normas de la masculinidad o sea deben demostrarla a cada rato y cada instante, comportándose como “hombres”, como “machos”, donde todos son incluidos, por ejemplo, el no llorar, el hablar, ser toscos y decir palabrotas. Si no se cumple con algunas de estas premisas que la sociedad homofóbica espera que cumplan, ya están sospechados de no ser heterosexuales, entonces actúan sobre ellos.
Es más, tampoco no ha sido cuestionada por el conjunto de la sociedad porque sigue percibiéndose que atañe solo a los gays
Una de las formas más terribles de la homofobia es la que conforma la ley del silencio que la sociedad impone sobre la homosexualidad. Al no hablarse de ella, lesbianas ,gays y trans se vuelven seres invisibles. Y ¿quién se va a preocupar por los derechos y libertades de alguien que es invisible?. Esto es muy peligroso. Las lesbianas, gays y trans, especialmente durante el período de la adolescencia al descubrir nuestra orientación sexual,o sea hacia dónde dirigimos nuestro deseo ( nadie “elige” como dicen muchos homófobos, nos sentimos solos y solas. Creemos que somos los únicos que vivimos este supuesto “problema”. (Guillermo Lovagnini)
"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!!!

Diciembre 10, 2016 DÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS