Translate / Traduce nuestras notas:

jueves, 30 de abril de 2009

HOMOFOBIA Y TANSFOBIA EN LOS LOCALES DE AMBIENTE



La homofobia y la transfobia se hace presente de distintas formas y en todas partes, incluso en los lugares donde esta acostumbra a asistir la comunidad G.L.B.T.I. para recrearse, divertirse, conocer personas, encontrarse con sus amigos, escapar de la presión social que les absorbe o simplemente para vivir por unas horas sin estar pendiente del que dirán o pensaran los otros sobre su orientación sexual e identidad de género.
Los llamados “locales de ambiente”, aquellos donde valemos por la cantidad de dinero que llevamos para gastar dentro de ellos, por la ropa que llevamos puesta y donde nuestra apariencia es lo que marca la diferencia y nuestro valor, donde nuestros pulmones están hartos de respirar nicotina por no existir sistemas de ventilación adecuados y en buen estado, donde los baños son focos de infecciones y la pestilencia a orine añejado por falta de mantenimiento, donde a los dueños solo importa aumentar las ventas y el capital, engordar cada día sus cuentas bancarias, sin mencionar que muchos no firman contratos a sus empleados y les pagan por sus servicios una miseria, dejando de lado los derechos laborales despidiéndoles cuando mejor les parece y sin razón alguna para ahorrase la acumulación y pago de prestaciones sociales, frente a todo esto no podemos dejar de señalar los constantes maltratos, ofensas y atropellos, con o sin razón, de la que son victimas muchos de los clientes al ser rebotados en nombre del derecho de admisión o de cualquier pretexto que se les ocurra poner como norma.

Claro está que no todos son iguales, no todos llevan a cabo estas aberrantes políticas, que califico de homofóbicas, tranfóbicas y racistas. Que quede bien Claro.

“Empresarios del ambiente” así deberían llamarlos ya que son incapaces de invertir para proporcionar a sus clientes locales más dignos y adecuadas, haciendo que estos no sean escombreras, chiveras, criaderos de infecciones y semilleros de exclusión y segregación, donde no solo prevalezca el deseo de ganar más y más a cosas de las personas G.L.B.T.I. basados solamente por las leyes del mercado, del capital e incluso de la especulación.

Ya es hora de darle un ALTO, a esta actual, pero muy vieja mutación de la homofobia, tansfobia presente en los lugares de ambiente. ¿Hasta cuando la homofobia, transfobia y el racismo de los empresarios del ambiente, que solo buscan enriquecerse, y de la comunidad G.L.B.T.I, que prefiere divertirse y festejar, seguirán de brazos cruzados sin hacer nada acabar con estas políticas tan dañinas para el colectivo?
Por Yonatan Matheus.

Diciembre 10, 2016 DÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS