Translate / Traduce nuestras notas:

miércoles, 18 de febrero de 2009

Declaraciones del Bloque Socialista Unido de Liberación Homosexual: La Revolución es garantía de igualdad




Caracas, 12 Feb. ABN.- 'La Revolución es garantía de igualdad e implica un proceso de desarrollo, la adquisición de la conciencia política necesaria, organización, disciplina en la acción política y, en esa medida, la unidad es la que garantiza en alguna medida el logro de los objetivos', sostuvo este jueves Heisly Vaamonde, del Bloque Socialista Unido de Liberación Homosexual. Representantes del Bloque sostuvieron un encuentro con los medios de comunicación social para ratificar su apoyo al presidente de la República, Hugo Chávez, y a la enmienda constitucional que se someterá a referendo este domingo 15.
Vaamonde leyó el manifiesto de apoyo del Bloque Socialista de Liberación Homosexual a la opción del Sí. “La opinión pública debe conocer lo que nosotras y nosotros, la comunidad gay, lésbica, bisexual, transexual y transgénero, excluidos de la cuarta e incluidos de la quinta (República), tenemos que decir acerca de tan importante propuesta que implica un nuevo viraje del proceso revolucionario, que sin duda estamos prestos a firmar y es muy saludable para la continuidad de la dialéctica política rumbo a la construcción del socialismo en nuestro país. Sí a la Enmienda Constitucional”, leyó Vaamonde.
Entre los estados Zulia, Miranda, Vargas, Táchira, Mérida, Carabobo y el Distrito Capital ya cuentan con 20 Comités por el Sí.
Sobre la importancia de que continúe en el poder el líder de la revolución bolivariana, Hugo Chávez, expresaron quienes se asumen como el ala gay del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) que de eso depende su ser y existir en libertad y democracia.
“Contamos con la moral suficiente para elevar la voz en nombre de miles de hombres y mujeres orientados a la homosexualidad, que apuestan por vivir en igualdad y respeto con el resto de la sociedad sin temor a ser señalados o juzgados de perversos o pecadores. Sólo en revolución se puede decir esto que decimos. La Revolución es garantía de igualdad”, acotaron en defensa de la enmienda.
Asimismo, resaltaron que no ha habido otro gobierno que en tan poco tiempo haya avanzado tanto en el desarrollo del país y sus habitantes, al mencionar logros como las misiones sociales, tener 98% de la población alfabetizada, un satélite en órbita, grandes reservas internacionales, los incentivos a la agricultura, la construcción, la entrega de los medicamentos para los enfermos de VIH Sida gratuitamente, entre muchos otros.
También rememoraron los logros alcanzados por el colectivo que representan, principalmente la libertad de ser y expresarse. “Él (Chávez) siempre supo que nosotras y nosotros somos también parte de este bravo pueblo venezolano”, enfatizaron sobre la inclusión de sus derechos en la Constitución de 1999. “Hemos podido manifestar nuestro ser y existir.
Muestra de ello han sido las ocho marchas del Orgullo gay realizadas desde el año 2000 en Caracas con el apoyo de instituciones del Estado como el Ministerio de la Cultura, el Instituto Nacional de la Juventud (INJ), la Alcaldía de Caracas, la Asamblea Nacional (AN) y muy especialmente la Alcaldía Mayor con el apoyo de Juan Barreto. Contrario a la cuarta, que no nos daban los permisos”.
Agregaron que los políticos de ayer, que hoy se rasgan las vestiduras hablando de libertad de expresión y democracia, siempre les negaron ese derecho a manifestar lo que sentían, creían y querían; en nombre de la moral y las buenas costumbres.
“Para ellos no somos más que pervertidos y aberrados, como nos catalogara Manuel Rosales, sin otro fin que el exterminio”, dijeron y denunciaron a Henrique Salas Feo, en cuyo primer mandato como gobernador de Carabobo, fueron asesinados tres transexuales por la policía de ese estado, crímenes que aún permanecen impunes.
Destacaron la labor de Oswaldo Reyes, revolucionario y fundador del Movimiento homosexual venezolano, quien luchó por los derechos de este colectivo y durante el proceso constituyente de 1999, se encontró con la férrea oposición de la iglesia católica a sus ideas de igualdad dentro de la sociedad.
“Esa iglesia corrupta, pervertida e inmoral, que nos cataloga de aberración diabólica, cuando alrededor del mundo apadrinan invasiones y se ríen de la masacre. Bendicen dictaduras como la de Carmona, protegen a violadores de mujeres, violan niños', siendo el castigo la simple destitución, sostuvieron.
Agradecieron la crítica constructiva y expresaron que es necesaria para lograr poner en marcha políticas públicas orientadas y ejecutadas efectivamente para su colectivo.
“Somos más libres que hace 15 años, podemos estar en lugares públicos sin que los aparatos de seguridad del Estado nos sometan a vejaciones, maltratos físicos y psicológicos. Ahora sí, Venezuela es de todas y de todos”.
Manifestaron que aún queda mucho por hacer: lograr el reconocimiento legal de las uniones entre personas del mismo sexo, la adopción y la transferencia de los bienes materiales en caso de muerte de uno de los cónyuges, el acceso a vivienda para estas parejas, el derecho de identidad de género (cédula) a transexuales y transgéneros y que el Estado asuma la responsabilidad en la operación de reasignación del sexo, entre otras demandas, “que sólo en revolución podemos alcanzar”, concluyeron.

Orientación sexual y homosexualidad


¿Qué es la orientación sexual?
La orientación sexual es una atracción emocional, romántica, sexual o afectiva duradera hacia otros. Se distingue fácilmente de otros componentes de la sexualidad que incluyen sexo biológico, identidad sexual (el sentido psicológico de ser hombre o mujer) y el rol social del sexo (respeto de las normas culturales de conducta femenina y masculina).
La orientación sexual existe a lo largo del continuo que va desde la heterosexualidad exclusiva hasta la homosexualidad exclusiva e incluye diversas formas de bisexualidad. Las personas bisexuales pueden experimentar una atracción sexual, emocional y afectiva hacia personas de su mismo sexo y del sexo opuesto. A las personas con una orientación homosexual se las denomina a veces gay (tanto hombres como mujeres) o lesbianas (sólo a las mujeres).
La orientación sexual es diferente de la conducta sexual porque se refiere a los sentimientos y al concepto de uno mismo. Las personas pueden o no expresar su orientación sexual en sus conductas.

¿Qué hace que una persona tenga una orientación sexual determinada?
Existen muchas teorías acerca de los orígenes de la orientación sexual de una persona. La mayoría de los científicos en la actualidad acuerdan que la orientación sexual es más probablemente el resultado de una interacción compleja de factores biológicos, cognitivos y del entorno. En la mayoría de las personas, la orientación sexual se moldea a una edad temprana. Además, hay pruebas importantes recientes que sugieren que la biología, incluidos los factores hormonales genéticos o innatos, desempeñan un papel importante en la sexualidad de una persona.
Es importante reconocer que existen probablemente muchos motivos para la orientación sexual de una persona y los motivos pueden ser diferentes para las distintas personas.

¿Es la orientación sexual una elección?
No, los seres humanos no pueden elegir ser gay o heterosexuales. Para la mayoría de las personas, la orientación sexual surge a principios de la adolescencia sin ninguna experiencia sexual previa. Si bien podemos elegir actuar de acuerdo con nuestros sentimientos, los psicólogos no consideran la orientación sexual una elección consciente que pueda cambiarse voluntariamente.

¿Puede la terapia cambiar la orientación sexual?
No, aun cuando la mayoría de los homosexuales viven vidas felices y exitosas, algunas personas homosexuales o bisexuales pueden buscar un cambio en su orientación sexual a través de la terapia, a menudo como resultado de coacción por parte de miembros de su familia o grupos religiosos. La realidad es que la homosexualidad no es una enfermedad. No requiere tratamiento y no puede cambiarse. Sin embargo, no todas las personas gay, lesbianas y bisexuales que buscan la ayuda de un profesional de salud mental desean cambiar su orientación sexual. Las personas gay, lesbianas y bisexuales pueden buscar ayuda psicológica con el proceso de la revelación de su orientación sexual o el desarrollo de estrategias para lidiar con el prejuicio, pero la mayoría opta por la terapia por los mismos motivos y problemas de la vida que conducen a las personas heterosexuales a la consulta de los profesionales de la salud mental.

¿Qué sucede con las denominadas "terapias de conversión"?
Algunos terapeutas que siguen la denominada terapia de conversión informan que fueron capaces de cambiar la orientación sexual de sus clientes de homosexual a heterosexual. El examen detallado de estos informes, sin embargo, muestra varios factores que ponen en duda sus afirmaciones. Por ejemplo, muchas de estas afirmaciones provienen de organizaciones con una perspectiva ideológica que condena la homosexualidad. Asimismo, sus afirmaciones están mal documentadas; por ejemplo, no hay seguimiento al resultado del tratamiento ni informes al respecto, lo cual sería el estándar para probar la validez de cualquier intervención de salud mental.
La Asociación Americana de Psicología está preocupada por dichas terapias y el posible daño a los pacientes. En 1997, el Consejo de Representantes de la Asociación promulgó una resolución que reafirma la oposición de la psicología a la homofobia en el tratamiento y explicó en detalle el derecho de un cliente a un tratamiento imparcial y a la autodeterminación. Cualquier persona que ingresa en terapia para lidiar con problemas de orientación sexual tiene derecho a esperar que dicha terapia se realice en un entorno profesionalmente neutral, sin ningún prejuicio social.

¿Es la homosexualidad una enfermedad mental o un problema emocional?
No. Los psicólogos, psiquiatras y otros profesionales de la salud mental concuerdan en que la homosexualidad no es una enfermedad, un trastorno mental ni un problema emocional. Más de 35 años de investigación científica objetiva y bien diseñada han demostrado que la homosexualidad, en sí misma, no se asocia con trastornos mentales ni problemas emocionales o sociales. Se creía que la homosexualidad era una enfermedad mental porque los profesionales de la salud mental y la sociedad tenían información tendenciosa.
En el pasado, los estudios sobre personas gay, lesbianas y bisexuales incluían sólo aquellos bajo terapia, creando así una tendencia en las conclusiones resultantes. Cuando los investigadores examinaron los datos sobre dichas personas que no estaban bajo terapia, se descubrió rápidamente que la idea de que la homosexualidad era una enfermedad mental no era cierta.
En 1973, la Asociación Americana de Psiquiatría confirmó la importancia de una investigación nueva y mejor diseñada y suprimió a la homosexualidad del manual oficial que detalla los trastornos mentales y emocionales. Dos años después, la Asociación Americana de Psicología promulgó una resolución apoyando esta supresión.
Durante más de 25 años, ambas asociaciones solicitaron a todos los profesionales de la salud mental que ayuden a disipar el estigma de enfermedad mental que algunas personas todavía asocian con la orientación homosexual.

¿Pueden las lesbianas, los hombres gay y los bisexuales ser buenos padres?
Sí. Estudios que comparan grupos de niños criados por padres homosexuales y heterosexuales descubren que no hay diferencias en el desarrollo entre los dos grupos de niños en cuatro áreas críticas: su inteligencia, su adaptación psicológica, adaptación social y popularidad con sus amigos. También es importante darse cuenta de que la orientación sexual de un padre no indica la de sus hijos.
Otro mito acerca de la homosexualidad es la creencia equivocada de que hay una mayor tendencia entre los hombres gay, que entre los hombres heterosexuales, a abusar sexualmente de los niños. No hay pruebas para sugerir que los homosexuales abusen de los niños.

¿Por qué algunos hombres gay, lesbianas y bisexuales les comentan a las personas sobre su orientación sexual?
Porque compartir ese aspecto de sí mismos con los demás es importante para su salud mental. De hecho, se detectó que el proceso de desarrollo de identidad de las lesbianas, hombres gay y bisexuales denominado "destape" (revelación de su orientación sexual) se encuentra totalmente relacionado con la adaptación psicológica; cuanto más positiva es la identidad gay, lesbiana o bisexual, mejor es la salud mental de una persona y mayor es su autoestima.

¿Por qué el proceso de "destape" resulta difícil para algunas personas gay, lesbianas y bisexuales?
Para algunas personas gay y bisexuales el proceso de "destape" es difícil pero para otras no lo es. Con frecuencia, las personas lesbianas, gay y bisexuales sienten miedo, se sienten diferentes y solas cuando se dan cuenta de que su orientación sexual es diferente de la norma imperante en la comunidad. Esto resulta especialmente cierto para personas que perciben su orientación gay, lesbiana o bisexual en la niñez o adolescencia, lo que no es raro. Y dependiendo de sus familias y comunidades, pueden tener que luchar contra los prejuicios y la falta de información sobre la homosexualidad.
Los niños y adolescentes pueden sentirse especialmente vulnerables a los efectos nocivos de los prejuicios y estereotipos. También pueden temer ser rechazados por la familia, amigos, compañeros de trabajo e instituciones religiosas. Algunas personas gay deben preocuparse por perder sus empleos o ser objeto de actos de hostilidad en la escuela si se descubre su orientación sexual.
Lamentablemente, las personas gay, lesbianas y bisexuales tienen un mayor riesgo de ser objeto de ataques físicos y violencia que las heterosexuales. Estudios realizados en California a mediados de la década de 1990 indicaron que casi una quinta parte de todas las lesbianas y más de una cuarta parte de todos los hombres gay que participaron en el estudio, fueron víctimas de un delito motivado por odio basado en su orientación sexual. En otro estudio llevado a cabo en California en aproximadamente 500 adultos jóvenes, la mitad de todos los jóvenes participantes en el estudio admitieron alguna forma de agresión antigay, que va desde insultos hasta violencia física.

¿Qué puede hacerse para superar el prejuicio y la discriminación que experimentan los hombres gay, las lesbianas y los bisexuales?
Las investigaciones descubrieron que las personas que tienen actitudes más positivas hacia los hombres gay, las lesbianas y los bisexuales son aquellas que dicen que conocen bien a una o más personas gay, lesbianas y bisexuales, con frecuencia como amigo o compañero de trabajo. Por este motivo, los psicólogos creen que las actitudes negativas hacia las personas gay como grupo son prejuicios que no se basan en la experiencia real sino en estereotipos y falta de información. Asimismo, la protección contra la violencia y la discriminación es muy importante, del mismo modo que lo es para cualquier otro grupo minoritario. Algunos estados incluyen la violencia contra una persona en base a su orientación sexual como un "delito motivado por odio" y diez estados de Estados Unidos tienen leyes contra la discriminación por orientación sexual.

¿Por qué es importante para la sociedad estar mejor concientizada sobre la homosexualidad?
Es probable que al concienciar a todas las personas sobre su orientación sexual y homosexualidad se reduzca el prejuicio antigay. La información precisa sobre la homosexualidad resulta especialmente importante para los jóvenes que están apenas descubriendo y buscando entender su sexualidad, ya sea homosexual, bisexual o heterosexual. Los temores de que el acceso a dicha información haga que más personas se vuelvan gay no tienen fundamento; la información sobre la homosexualidad no hace que alguien se vuelva gay ni heterosexual.

¿Están todos los hombres gay y bisexuales infectados con HIV?
No, este es un mito común. En realidad, el riesgo de exposición al VIH está relacionado con la conducta de una persona, no con su orientación sexual. Lo que es importante recordar sobre el VIH/SIDA es que contraer la enfermedad (contagiarse) es algo que puede prevenirse mediante la práctica de sexo seguro y de no consumir drogas.

Relacionan el rechazo a los adolescentes homosexuales con problemas posteriores


Los intentos de suicidio y el uso de drogas son más comunes entre aquellos cuyas familias no los aceptan...
Los adultos jóvenes homosexuales cuyas familias los rechazaron cuando eran más jóvenes son más propensos a tener antecedentes de sexo no seguro, uso de drogas ilegales e intentos de suicidio, sugiere una investigación reciente.
Los hallazgos no prueban que la reacción negativa de la familia a la sexualidad del hijo cause directamente problemas más adelante en la vida. Pero está claro que "hay una conexión entre cómo las familias tratan a sus hijos homosexuales de ambos sexos y su salud mental y física", afirmó Caitlin Ryan, trabajadora social clínica de la Universidad estatal de San Francisco y autora líder de un estudio publicado en la edición de enero de Pediatrics.
En las últimas décadas, estudios han encontrado pruebas de que los niños homosexuales y bisexuales son más propensos a sufrir de una variedad de problemas, entre ellos depresión y suicidio. Los investigadores atribuyen los problemas al estigma social que rodea a la homosexualidad, pero ha habido una brecha respecto al papel de las reacciones de las familias a la sexualidad de sus hijos, señaló Ryan.
En el nuevo estudio, los investigadores primero hablaron con 49 familias blancas y latinas de California para determinar cómo reaccionaron a hijos que no eran heterosexuales para saber qué buscar al comenzar la investigación principal.
En términos del rechazo, "vimos que en muchos casos, las familias y los cuidadores pensaban que lo que hacían ayudaría a sus hijos a tener una mejor vida, adaptarse, pertenecer y ser aceptados por otros", apuntó Ryan. "Trataban de cambiar la identidad sexual, prohibirles pasar tiempo con un amigo homosexual, no permitirles tener acceso a información sobre cómo es ser una persona homosexual o bisexual".
En algunos casos, los padres no defendían a sus hijos cuando tenían problemas en la escuela, dijo Ryan. "Sus padres les decían que por supuesto era lo que iba a sucederles. Culpaban a la víctima".
Tras las entrevistas iniciales, los investigadores encuestaron a 224 adultos homosexuales y bisexuales de ambos sexos, que tenían entre 21 y 25 años de edad, en el área de San Francisco. Todos los participantes eran blancos o latinos, y los investigadores los localizaron poniéndose en contacto con grupos comunitarios y visitando bares, clubes y otros lugares nocturnos. Las entrevistas se llevaron a cabo de 2002 a 2005.
Más de dos tercios de los que habían sido rechazados por sus familias afirmaron haber intentado suicidarse, frente a alrededor del veinte por ciento de los que reportaron los índices más bajos de rechazo.
Alrededor del 46 por ciento de los del grupo más rechazado afirmó que habían sostenido relaciones sexuales sin protección con una pareja casual durante los seis meses previos, un índice que casi duplicaba el del grupo menos rechazado.
Los que informaron el mayor rechazo tenían mayores índices de uso de drogas ilegales, problemas de abuso de sustancias y depresión. Sin embargo, las personas en ese grupo tenían índices un poco más bajos de consumo excesivo de alcohol.
Ryan dijo que sus hallazgos sugieren que los proveedores de salud deben buscar señales de problemas hablando con los adolescentes sobre su orientación sexual. En cuanto a las familias, deben enfatizar a sus hijos que les quieren incluso si no están de acuerdo con sus elecciones, señaló Ryan.
En casos de rechazo, "la mayoría de estas familias opinan que ser homosexual es malo o pecaminoso, o lo peor que podría suceder", apuntó. "Con frecuencia, lo que no se comunica es que siguen queriendo a sus hijos".
Stephen T. Russell, director del Instituto de niños, jóvenes y familias Frances McClelland de la Universidad de Arizona, afirma que el estudio confirma sus sospechas sobre el daño que sufren los hijos homosexuales cuando sus familias los rechazan.
"Tener investigación que respalde el riesgo es realmente importante", apuntó, y añadió que el estudio provee guía para apuntar a las cosas dañinas específicas que las familias pueden hacer.
Russell se hizo eco de la autora del estudio Ryan al afirmar que las familias con frecuencia creen que están protegiendo los intereses de sus hijos cuando en realidad están creando las bases para un terrible daño. "Las familias hacen esas cosas porque creen que son lo correcto", afirmó. "Creen que están protegiendo (a sus hijos) y mejorando las cosas para ellos".

Autor: HealthDay, Traducido por HispanicareHealthDay(c)
Derechos de autor 2008, ScoutNews, LLC

viernes, 6 de febrero de 2009

Corte Constitucional decidió la Igualdad


Histórico fallo de la Corte Constitucional reconoce igualdad en Colombia entre parejas de hecho heterosexuales y del mismo sexo.
Por medio de una sentencia 029 de 2009, la Corte reconoció hoy la igualdad de derechos, entre las parejas de hecho tanto heterosexuales como las del mismo sexo, en Colombia.
El fallo admitió a las parejas del mismo sexo, como portadoras de una serie de derechos civiles, políticos, sociales, económicos, migratorios y penales, que hasta el momento sólo eran reconocidos para las uniones de hecho heterosexuales. De esta manera, el Alto Tribunal decidió a favor de la igualdad para una comunidad históricamente discriminada.

Con esta decisión, el país avanza en el cumplimiento de la Constitución Nacional que no se queda en el papel, y cumple un mandato internacional de acoger y regular un claro concepto de igualdad, que no admite excepciones ni atenuantes según la orientación sexual de las personas. Al respecto, el país acogió el llamado recurrente de la comunidad internacional que desde la misma Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, ha insistido en que: "Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición".

El fallo fue resultado de una demanda que el 28 de abril de 2008, presentaron Colombia Diversa, el Centro de Estudios Derecho, Justicia y Sociedad (Dejusticia) y el Grupo de Derecho de Interés Público de la Universidad de los Andes, sobre la igualdad de derechos entre las parejas en unión marital de hecho, heterosexuales y del mismo sexo.

La acción fue apoyada activamente por un grupo heterogéneo de más de 30 organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos, de mujeres y organizaciones LGBT de todas las ciudades del país. En su mayoría, estas organizaciones no representan un activismo exclusivo por los derechos LGBT, lo cual demuestra que la lucha por los derechos humanos de lesbianas, gays, bisexuales y transgeneristas beneficia a la sociedad en su conjunto y hace de Colombia un país más incluyente.

Los derechos recién reconocidos por la Corte Constitucional, se suman a una serie pronunciamientos previos de los dos últimos años, a favor de: derechos patrimoniales a las uniones maritales de hecho conformadas por parejas del mismo sexo, derecho a la afiliación como beneficiario en salud del compañero del mismo sexo, derecho a la pensión de sobrevivientes y el derecho/obligación de asistencia de alimentos entre compañeros permanentes.
Ampliar información en:
Colombia Diversa
Marcela Sánchez Buitrago - Directora
www.colombiadiversa.org

Diciembre 10, 2016 DÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS